Aprendiendo a volar: Caídas en escalada (Parte I)

¿Cuántas veces has estado escalando y pensaste más en no caerte que realmente en escalar? ¿En cuantas vías has llegado a un paso duro y el miedo a volar te ha hecho no dártelo o hacerlo a medio gas? ¿En cuántas ocasiones has temido por una caída brusca porque el asegurador no sabía muy bien cómo asegurarte?

Estas preguntas son sólo algunas de las que nos vienen a la cabeza cuando pensamos en situaciones vividas durante la escalada relacionadas con las caídas. En este artículo vamos a  ahondar un poco más en este tema e intentar dar unas pautas que ayuden a cualquier escalador/a a enfrentarse a una caída con las mejores garantías y así conseguir eliminar uno de los mayores limitantes a nuestra progresión en la escalada.

¿Las caídas de escalada son peligrosas?

Antes de responder a esta pregunta, hay que decir que la escalada es un deporte que implica un riesgo y que las caídas no están exentas de él. Más allá de ello podemos decir que será el contexto y la manera en la que se produzcan lo que determinará el nivel de riesgo de las caídas en escalada. Algunos factores que hacen de una caída potencialmente peligrosa son los siguientes:

  • A qué altura se produce la caída:

No es lo mismo que nos caigamos en la primera chapa de la vía que en la última. Si bien en las partes altas de una vía, los riesgos de que esta sea peligrosa se reducen en gran medida, durante los primeros metros habrá que prestar una mayor atención, para que en caso de caída esta sea segura. Entre otras cosas conviene que el asegurador no deje mucha “comba” en estos metros y lleve al escalador con la cuerda justa y, por otro lado, es más que recomendable que el escalador sólo se disponga a chapar desde una posición cómoda en la que tiene seguro que no se caerá (teniendo en cuenta a la vez que cuanto más altura coja, más se expone a una mala caída). Si a la hora de chapar en los primeros metros, nos caemos con la cuerda en la mano, las consecuencias no van a ser muy alentadoras.

  • Qué hay debajo:

Este factor es muy determinante en la escalada clásica, aunque no menos importante en muchas vías de escalada deportiva y es que, antes de caer, debemos asegurarnos de que no se encuentra bajo nuestros pies ninguna repisa o saliente sobre el que podamos golpearnos en caso de caída. En muchas ocasiones, este hecho se puede salvar con un buen aseguramiento que deje más o menos cuerda para esquivar el obstáculo en la caída.

  • Cuándo chapamos por última vez:

Este factor más que determinar la peligrosidad o no de la caída en sí, nos va a indicar principalmente cuánto caeremos. A partir de que tengamos la cinta a la altura de la rodilla en adelante, tenemos que aceptar el hecho de que vamos a caer mínimo un par de metros. Si estamos a una altura considerable esto no debería suponernos mayor problema, pero sí convendría ser consciente de ello de cara a no cometer errores como intentar agarrarnos a la cinta al caer, lo cual puede provocarnos heridas varias en la mano en caso de que esta se quede enganchada en el mosquetón.

  • Cómo caemos:

En este punto nos referimos sobre todo al hecho de que caigamos con la cuerda entre nuestras piernas y nunca por detrás de ellas, pues esto puede causar un volteo del escalador y empeorar las consecuencias de la caída (podemos quemarnos con la cuerda o golpearnos con la cabeza en la pared por ejemplo). Otro aspecto que influye en que la caída sea más llevadera es el hecho de que la afrontemos con el cuerpo relajado, evitando la tensión y flexionando nuestras piernas al contacto con la roca, sin empujar la pared al separarnos de la pared. Esto ayudará a que los músculos y las articulaciones sufran menos con el impacto de la caída. Mantener la respiración tranquila también será positivo.

  • Cómo nos aseguran:

Factor vital para poder prevenir malas caídas, pues el asegurador va a ser la persona que más va a interferir en el resultado de que una caída sea buena o no. Queremos desarrollar este punto con más detalle, por lo que no vamos a adelantarnos y lo dejaremos para tratarlo a fondo en la segunda parte de este artículo.

Cómo controlar el miedo a caer

“El escalador que parece ser inmune al miedo, en realidad sólo lo está gestionando bien y está escalando dentro sus límites personales de lo que saben que es posible. No es tanto el cómo no tener miedo, sino más bien, el cómo lidiar con él.” (Whitney Boland)

Primero de todo, hay que decir que las Pociones Mágicas Quitamiedos NO existen y que va a depender mucho de nuestro esfuerzo consciente que consigamos perder el miedo a caer (o más bien controlarlo y saber lidiar con él día a día). Dicho esto, si existen algunas pequeñas pautas que ayudan a este respecto:

  • Busca el origen de tu miedo: Intenta encontrar qué es lo que te atemoriza de caer para que puedas acabar erradicando ese temor. El miedo puede venir de una o varias causas distintas, e identificarlas es el primer paso para que comiences a trabajar en ellas. Algunas de las causas del miedo más comunes son la altura, la falta de confianza en el asegurador o en el material, la exposición, etc.
  • Analiza el riesgo objetivo de la caída: “Una cosa es que nuestro subconsciente piense que vamos a morir si caemos y otra muy distinta es que ese vaya ser el resultado de nuestra caída escalando”. Siendo realistas podemos afirmar que gran parte de las caídas en escalada no entrañan demasiado peligro y de eso tenemos que ser conscientes cuando escalamos. Para ello, es recomendable que cuando estemos ante un paso duro o con posibilidad de caída, analicemos rápidamente los factores de riesgo que hemos enumerado anteriormente y valoremos el peligro que entraña la caída. Tras un rápido chequeo de la situación, si todo indica que la caída es segura, deberíamos intentar borrar de la mente este factor limitante y realizar el paso con todas nuestras ganas.
Climbing, Fear, Sport Climbing, clipping
Viñeta de Clive Fitzsimons (www.clive.rocks)
  • Autocontrol: Este punto es clave para que una posible caída no se convierta en una situación altamente estresante. Si bien es cierto, que una caída muy posiblemente nos sacará rápidamente de nuestra zona de confort, no debemos dejar que esta posibilidad nos haga perder el control y dejemos de gobernar nuestra mente. Es importante que se realice un trabajo consciente para calmarnos. Ayuda bastante que mantengamos una respiración lo más tranquila posible y eliminemos pensamientos negativos.

Tú tienes que centrar tu energía en pensar porqué estás motivado en tener la experiencia de ir de primero en escaladas difíciles. Cuando estos elementos están en el centro de tus pensamientos, tus miedos quedan de manera natural a un lado o más bien, puestos en su sitio. (Dave Macleod)

  • Practica caídas: La mejor manera de quitarse el miedo a caídas es cayendo y, por ende, desdramatizándolas. Para ello conviene que las practiquemos de vez en cuando en un entorno seguro y controlado (Ej: en vías con un ligero desplome, la caída será más limpia y segura). Podemos empezar cayendo en vías de segundo, dejando un poco de comba, y poco a poca haciendo la transición a caídas en vías de primero cada vez con un poco más de cuerda y distancia entre la última cinta y el escalador. Del mismo modo, iremos de menor a mayor nivel de escalada, para que la situación se convierta en lo más real posible. Si sólo el hecho de ir de primero ya te produce pavor, deberías adaptar estas prácticas a tu situación, pero con la misma idea de superar tus límites.

Lo último que debe de quedar claro si queremos quitar (o reducir) el miedo a caer, es que requiere de un trabajo constante por parte del escalador y que será una batalla continua, con mejores y peores días, pero que merece la pena afrontar. En este proceso, no debemos centrarnos única y exclusivamente en el miedo (la parte negativa), sino que también tenemos que ir disfrutando de la escalada y saborear las pequeñas victorias.

En unas semanas, publicaremos la 2ª parte del artículo con todos los Consejos para asegurar bien una caída. Mantente atento y desde hoy, ¡empieza a quitarte el miedo a caer!

Fuentes consultadas (Bibliografía)

And another point about fear of falling (Macleod, D., 2015). (En Online climbing coach)

Asegurar en los primeros metros de escalada: Consejos y errores. (En Youtube)

Fear and confidence in climbing (Boland, W., 2014). (En TrainingBeta)

Guerreros de la roca. Entrenamiento mental para escaladores (A. Ilgner, 2016). Ed. Desnivel.

Jumpscare: Overcoming the fear of falling: Pequeño documental que cuenta la relación de una escaladora con el miedo en escalada y su manera de superarlo. (En Youtube)

Managing the fear of falling (Hörst, E., 2017). (En Training for Climbing)

Overcoming the fear of falling: Too much slack while lead climbing?: Vídeo que analiza la cantidad de cuerda envuelta en una caída, así como el aseguramiento estático y dinámico, mediante unos tests prácticos. (En Youtube)

Rockclimbing: Lead fall (REI): Vídeo explicativo sobre las caídas de primero, centrado en el manejo de la cuerda, la comunicación escalador-asegurador y cómo caer correctamente. (En Youtube)

The mind game: How to overcome fear (Lloyd, M, 2015) (En Climbing Magazine)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .