Descuelgue en una reunión de Escalada Deportiva de manera segura

En este artículo, os contamos cómo descolgarnos de una reunión de Escalada Deportiva en unos pocos pasos, de la forma más segura y polivalente. 

Existen diferentes maneras de descolgarse de una reunión de escalada deportiva, que son aceptadas dentro de la comunidad escaladora por considerarse suficientemente seguras a la hora de ejecutarlas (uno de los requisitos es que mantengan redundancia en la seguridad, esto es que siempre estemos de al menos dos puntos). Nosotros exponemos hoy una de ellas que nos parece la más acertada, por su polivalencia (válida para todo tipo de reuniones) y su seguridad (siempre estás asegurado en varios puntos durante la maniobra de descuelgue). Cómo punto de partida es importante destacar que esta maniobra se ha realizado en una reunión formada por dos parabolts unidos por una cadena y con una argolla en uno de los extremos (reunión solidarizada). Si la reunión fuese de dos puntos no unidos por una cadena (reunión no solidarizada), la maniobra cambiaría en algunas cosas, aunque no variaría en lo esencial. Dicho esto, no perdemos más tiempo y pasamos a explicarte cómo hacer la mejor reunión de escalada deportiva:

MONTAR” LA REUNIÓN

1. Lo primero que haremos al llegar a la reunión después de escalar nuestra vía es poner una cinta express y pasar por ella nuestra cuerda, como si estuviésemos chapando en cualquier otro punto de la vía. 

2. Después de haber chapado en la R, colocaremos un mosquetón de rosca (En la argolla y mirando hacia el lado contrario que el mosquetón de la cinta) y pasaremos la cuerda por él, añadiendo otro punto de seguridad a la cinta express. Intentaremos colocar la cinta express en un punto diferente al mosquetón, para evitar que la cuerda pueda rozar con el textil de la cinta al bajarnos.

3. Una vez hecho esto, pediremos al compañero que nos “pille” y nos baje al suelo.

mANIOBRA DE DESCUELGUE

1. Al llegar a la reunión para bajarnos de la vía sin dejar nuestro material en la reunión, lo primero de todo avisaremos al compañero para que nos pille. Después de esto colocaremos nuestro cabo de anclaje en un lugar que no moleste. Puede ser en la chapa más alta de la R, para no saturar la argolla que ya tiene dos mosquetones. Una vez colocado el cabo de anclaje, lo regulamos para colgarnos de él y gritamos al compañero “Reunión. Dame cuerda”.

2. En ese momento quitaremos el mosquetón de seguridad que hay en la R y lo colocaremos en nuestro anillo ventral. Después, cogeremos cuerda (siempre después de que haya pasado por la cinta express de la R, para seguir contando con ese punto de seguridad) y haremos un nudo de doble ocho (vale también un ballestrinque) que anclaremos al mosquetón que colocamos anteriormente en el anillo ventral (importante coger un par metros de cuerda, para que luego no tengamos problemas maniobrando con ella).

3. Hecho lo anterior, estaremos de tres puntos: nuestro cabo de anclaje, la cinta express y el mosquetón de seguridad. Podremos entonces quitar uno de ellos para seguir desmontando, siendo nuestro nudo inicial de ocho el que deshagamos. 

4. Quitado el ocho de nuestro arnés, pasaremos la cuerda por la argolla (siempre saliendo en dirección hacia donde vayamos a bajar para evitar cruces, es decir, si por ejemplo yo voy a bajar por la izquierda, pasaré la cuerda de derecha a izquierda en la argolla). Cuando la pasemos haremos de nuevo un ocho y lo ataremos al arnés de la misma manera que lo hacemos cuando nos encordamos en el suelo.

5. Pasada la cuerda por la argolla y vuelto el nudo a nuestro arnés, quitaremos el nudo que estaba anclado al mosquetón de nuestro anillo ventral y pediremos al compañero que “pille” (se recomienda en este momento que quitemos un poco de tensión del cabo de anclaje y nos quedemos bien tensos de la cuerda, para comprobar una vez más que hemos hecho bien las cosas).

6. Cuando ya nos hemos quedado colgados de la cuerda, hemos comprobado visualmente por última vez que todo está bien y nuestro compañero nos ha confirmado que esta asegurándonos (puede decirnos “te tengo, cuando quieras”), quitaremos la cinta express y el cabo de anclaje, para finalmente pedir a nuestro compañero que nos baje al suelo.

Como veis, la maniobra no entraña una dificultad extrema a la hora de realizarla, pero sí que exige el dominio de ciertos conceptos y un buen manejo por parte del escalador. Por ello, antes de lanzarte a practicarla en terreno real a 30 metros del suelo, te animamos a que la estudies a fondo, la practiques en el suelo cerciorándote que lo tienes todo clarísimo y sólo la hagas si estas 100% seguro de lo que haces. 

Desde ClimbMadrid recomendamos también, que llegados a este punto en el progreso de vuestra escalada, valoréis la opción de hacer un curso en algún rocódromo o con un guía, pues en estas formaciones de uno o dos días, posiblemente aprendáis lo que de forma autónoma puede llevar años y una vez hecha vuestro nivel de conocimiento de escalada haya subido un grado.

Esperamos que os haya parecido interesante el artículo y si tenéis cualquier duda, podéis dejarnos un comentario en esta página. Un saludo!

En este vídeo de SpuntnikClimbing, también podéis ver la maniobra paso a paso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .